martes, 22 de julio de 2014

GESTIÓN CLÍNICA

Es preciso instaurar un sistema de evaluación/retribución que valore el esfuerzo (el rendimiento del tiempo y las cargas de trabajo) y los resultados de mejora de la eficiencia (productividad, calidad, costes unitarios, etcétera) y un incentivo proporcional al rendimiento, productividad, calidad, costes unitarios, eficacia y eficiencia

La Gestión Clínica ha cobrado un gran papel en la combinación de eficiencia y calidad asistencial. Se trata de establecer un sistema que facilite la participación de los clínicos en la mejora de la eficiencia, mediante el desarrollo de prácticas de gestión adecuadas.



La instauración de la Gestión Clínica en España como concepto se remonta a 1995, cuando INSALUD-GESTIÓN DIRECTA y La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) firmaron un pacto en el que se definía Gestión Clínica como la mejora de la eficiencia y productividad por objetivos.

Para que la Gestión Clínica tenga éxito, en cualquier caso, los centros no deben enfocar su esfuerzo solo hacia el desarrollo de la estrategia pertinente, sino que es necesario trabajar en el desarrollo de la cultura corporativa en torno a este concepto, debido a que si cualquier estrategia, por adecuada que sea, choca contra la cultura, fracasará.


Noticias en: sedisa